Construir Navarra - Revista digital del sector de la construcción

Volver al inicio
¡Suscríbase! ¿Cómo anunciarse?
Revista nº 2 / septiembre - octubre 2008 | Sumario CN2 | FormaciónEmilio Lezama: formación bonificada

Emilio Lezana: formación bonificada

“La empresa tiene que analizar sus necesidades y saber qué acciones puede poner en marcha”

En una coyuntura desfavorable como la actual, uno de los pilares que las empresas tienen para minimizar sus consecuencias negativas es la formación. Y dentro de ella, está la línea -a menudo desconocida- de la formación bonificada.

Para conocerla un poco mejor CN ha entrevistado a Emilio Lezana, gerente de la Fundación Laboral de la Construcción Navarra, quien nos ha explicado en qué consiste y su importancia para el desarrollo del plan estratégico de la empresa y del propio sector.

Según Lezana, “la empresa no tiene que estar esperando la oferta formativa de entidades como la FLC sino que es ella quien tiene que analizar sus necesidades y saber qué acciones debe poner en marcha, y tomar la iniciativa”. Para lograrlo, la FLCN ofrece su asesoramiento (elaboración de diagnósticos de necesidades de formación y planes de formación de modo gratuito) y acciones de formación bonificada para los trabajadores, que mejorarán los resultados de la empresa.

“Nos pueden llamar y desde la Fundación planteamos la dinámica a desarrollar, el diagnóstico, el plan de formación y por último las acciones formativas”, dice el gerente de la entidad. “En ese diagnóstico es muy importante detallar lo que quiere ser la empresa en los próximos años, y para lograrlo hay que preparar a los trabajadores”.

¿Qué es la formación bonificada?

Es una formación que pueden realizar las empresas que consiste en una especie de crédito que reciben en función a lo que hayan cotizado el año anterior en formación profesional. Su objetivo es facilitar a los trabajadores la conciliación entre formación y trabajo, únicamente con el coste del esfuerzo inversor para la empresa.

¿Qué diferencias hay entre la formación bonificada y la subvencionada?

Los dos sistemas fomentan la formación continua, que tiene que ver con la formación de los trabajadores por cuenta ajena de las empresas. El primero es un sistema que es complementario al de las subvenciones, y un poco más ágil que permite adaptarse mejor a las necesidades de cada empresa.

¿Todas las empresas tienen ese crédito a la formación?

Sí, todas. Únicamente varía el importe del crédito. Cuantos más trabajadores tiene la empresa, mayor es el crédito. Sin embargo en muchos casos no lo gastan, -a veces por mero desconocimiento-, aunque también puede deberse a que su organización o el propio mercado no ha permitido que un año realicen toda la formación que estaba prevista. Y es que, hoy por hoy, la formación supone un esfuerzo importante. Por un lado la empresa debe dar facilidades a los trabajadores para que se formen, y por otro, el trabajador también tiene que poner de su parte para terminar las acciones formativas en las que se inscribe o le inscriben.

¿Por qué es tan importante la formación para este sector?

Fundamentalmente, porque estamos en un sector con trabajadores con muy poca formación inicial, baja cualificación y con empresas muy pequeñas y totalmente atomizado. Por lo que las empresas, si quieren ser competitivas, tienen que recurrir a la formación continua para formar y cualificar a sus plantillas, su principal activo. Y si entramos en temas relacionados con la seguridad, ahí todavía es más importante la formación, ya que está en juego la vida de las personas. Tenemos unos índices de siniestralidad altos, aunque han mejorado bastante. Como detalle, el propio Convenio General de la Construcción establece que para el 1 de enero de 2012 los cerca de 30.000 trabajadores que hay en Navarra deberán tener la Tarjeta Profesional de la Construcción si quieren seguir trabajando. Y para lograrla, será imprescindible tener una formación mínima en Seguridad y Prevención.

¿A quién va dirigida la formación bonificada?

En nuestro caso, a los trabajadores y a las empresas de construcción. Y buscamos facilitar el acceso a la formación reduciendo al máximo los costes, ya que no es 100% gratuita: por término medio, el coste para la empresa es únicamente el tiempo que el trabajador no produce porque está en clase. En la actualidad formamos en torno al 10-15% de los trabajadores del sector en Navarra.

¿Cuál es el perfil del alumno?

Cualquier trabajador, ya que se trata de una formación orientada al trabajo. Tenemos alumnos de todas las edades y con todas las cualificaciones. Ahora es cuando las empresas tienen que formar a sus trabajadores para adaptarlos al nuevo momento que puede vivir el sector, y la formación bonificada es una vía que no está tan encorsetada como la subvencionada.

… ¿Y el del profesorado?

El profesorado tiene sobrada experiencia laboral y es capaz de relacionar sus conocimientos con las materias que imparte. Contamos con más 60 profesores; algunos de la propia Fundación y otros externos. Pero todos ellos tienen 3 características; conocimientos técnicos, experiencia en el sector y ser buenos comunicadores.

¿Cuál es el itinerario formativo y la metodología que emplean?

La misma que la del resto de formación destinada al trabajador por cuenta ajena: contactamos con la empresa, o al revés, analizamos sus necesidades y realizamos una propuesta de las acciones formativas que tienen que desarrollar. En el plan de formación habrá dos líneas claramente diferenciadas; una será la subvencionada y la otra la de pago. Generalmente cada empresa necesita una formación específica, aunque también hay partes que pueden ser comunes para todas. Tras concretar esas acciones formativas, elaboramos un presupuesto y hacemos una planificación.

¿Dónde se imparte y cuál es su duración?

Se imparte en la Fundación o en las propias empresas. En ese sentido hay una cierta flexibilidad, siempre y cuando mantengamos los niveles de calidad que se nos exige. Buscamos que la formación sea lo más adaptada posible a las necesidades y, si una empresa tiene unas instalaciones adecuadas, se puede llegar a impartir allí mismo.

Desde la FLC llevamos ya cerca de tres años trabajando en esta línea. Además cada año vamos incrementando el número de empresas participantes, lo que supone un aumento acciones formativas y otras van variando. Al principio eran más largas y generalistas; ahora estamos llevando a cabo acciones más cortas y específicas. En cuanto a su duración, hay acciones que duran desde las 5 ó 7 horas hasta las 400 ó 600. Estas sí que se imparten en la sede de la Fundación, en el polígono Areta de Huarte. Pero cada caso se estudia personalmente para que tanto la empresa como el trabajador tengan las menores pegas posibles para acceder a la formación.

¿Este tipo de formación en materia de construcción en la Comunidad es ofertada en exclusiva por la Fundación Laboral de la Construcción Navarra?

La específica del sector, prácticamente sí. Luego hay otro tipo de formación transversal que toda empresa necesita y que hay más entidades que pueden impartirla. Pero nuestro valor añadido es que nosotros la enfocamos desde el principio hacia el sector de la construcción para evitarle al alumno adaptar lo que está aprendiendo de manera generalista a su sector o a su empresa, facilitando así su aplicación en la actividad diaria.

¿Cuál es su aplicación práctica?

Depende de cada trabajador y de cada empresa. La mayor parte de las veces se aplican los conocimientos adquiridos casi al 100%. Pero otras veces las acciones se imparten y luego no se aprovechan; bien porque el trabajador no está convencido o porque la propia empresa, a pesar de su interés, no facilita demasiado la labor. Además de proponer y facilitar el acceso a la acción formativa, hay que facilitar que se ponga en práctica lo aprendido, de lo contrario puede cundir el desánimo.

© 2008 PubliSic    Benjamín de Tudela, 35 bajo 31008 Pamplona    T. 948 276 445  F. 948 273 108
Desarrollo: PubliSic
Sitio web optimizado para resolución 1024 x 768