Construir Navarra - Revista digital del sector de la construcción

Volver al inicio
¡Suscríbase! ¿Cómo anunciarse?
Revista nº 3 / noviembre - diciembre 2008 | Sumario CN3 | Obra del Mes Palacio del Condestable

Palacio del Condestable

Situado en la confluencia de las calles Mayor y Jarauta, el Palacio del Condestable es uno de los edificios civiles más antiguos de Pamplona, y fue declarado Bien de Interés Cultural en 1997. Se trata de un palacio renacentista, del siglo XVI, construido entre 1548 y 1562 por Luis de Beaumont, IV Conde de Lerín y Condestable de Navarra. El palacio fue posteriormente remodelado a finales del siglo XIX para su uso como viviendas y locales comerciales. Antes de la actual rehabilitación para sus uso como centro cívico, que ha corrido a cargo de Tabuenca & Leache, Arquitectos, el edificio fue adquirido por el Ayuntamiento de Pamplona.

El objetivo del equipo redactor del proyecto fue recuperar el aspecto original del edificio, que se encontraba en estado de ruina, reutilizando para ello materiales tradicionales. Uno de los principales retos del proyecto fue recuperar la estructura original del edificio, ya que las reformas habían terminado por desfigurar las fachadas y la distribución interior.

El resultado es un edificio con 6.819,06 metros cuadrados de superficie útil, repartidos en sótano, planta baja, dos alturas en la práctica totalidad del edifico y una tercera planta en la parte que da a la calle Jarauta. Las cuatro plantas están recorridas por dos núcleos de escaleras y un ascensor, y la entrada principal se localiza en el número 2 de la calle Mayor. Entre los espacios definidos, destaca un salón de actos de 187 metros cuadrados, con 144 butacas, un Aula Medieval de 176 metros cuadrados; y tres grandes salones de entre 214 y 250 metros cuadrados; así como diferentes aulas preparadas para albergar diferentes actividades.

La obra

La primera fase de la obra consistió en el derribo de la tabiquería interior para descubrir los espacios originales del edificio, ya que el uso del palacio como vivienda (plantas superiores) y locales comerciales (planta baja) habían desfigurado la estructura. Como resultado de la rehabilitación, el palacio ha recuperado su distribución original.

Una vez revelada la estructura original, se redactó el proyecto con los datos recabados. Por último, se ejecutó la obra en sí, y se inició el rescate de las salas. Así, se optó por rehacer el patio original, y rehacer las columnas que faltaban, algunas de las cuales habían sido sustituidas por pilastras.

El patio secundario se aprovechó para introducir en él ascensor, escaleras y todos los servicios que son necesarios para un edificio de este tipo. Para evitar que este espacio perdiera el carácter original, se practicó una abertura en todas las plantas y se colocaron lucernarios en la cubierta, de manera que hubiera luz en todas las plantas y se siguiera percibiendo como un patio, un espacio iluminado.

Durante la excavación del patio surgió uno de los principales problemas de la obra y posterior causa de retrasos, ya que en la excavación se encontró una necrópolis de época visigótica, lo que ralentizó la excavación, puesto que los arqueólogos tenían que revisar y documentar los hallazgos mientras se excavaba o se hacía el recalce del muro. Antes de comenzar la obra en sí se habían hecho catas en las paredes, pero no había indicios de que existieran restos arqueológico de valor.

Esquina en punta

Como consecuencia de la reforma sufrida en 1881, el edificio tenía un chaflán en la esquina con un mirador, que se había hecho para adaptar el edificio al estilo francés que gustaba en la época. En la investigación previa a la obra se encontró un plano en el que se especificaba el aspecto original del edificio, que tenía una esquina apuntada. Se decidió rehacerlo tal y como era en su primera construcción.

Los muros de carga, de ladrillo, presentaban grietas y fisuras y en algunos casos también mala cimentación. La solución fue un recalce por bataches y, en la superficie, se cosieron mediante grapas metálicas para darles la consistencia y estabilidad necesaria para las cargas que iban a tener que soportar. El acabado de la fachada es de mortero de cal, al igual que el del interior.

Estructura

Se decidió mantener y recuperar la estructura de madera del edificio original en la medida de lo posible, siempre que estuviera en un estado aceptable. Para ello, se sustituyeron las piezas más dañadas y en el resto se practicaron injertos con madera y colas especiales. Para aumentar la resistencia de las vigas de madera, se optó por suplementar las vigas existentes con tableros multilaminados. Todas las uniones se realizaron con piezas de madera, sin usar ningún elemento metálico ni de hormigón, y se hicieron mediante resinas. De este modo, la viga original no es sólo un elemento decorativo, sino que está resistiendo las cargas del edificio.

El patio principal se reforzó con un núcleo de hormigón, al que se atirantó las fachadas de la calle Mayor y la calle Jarauta, que tenían desplomes importantes, de forma que el edificio quede más cosido y más atado.

Materiales

Siguiendo la pauta de recuperar el aspecto original del edificio, se optó por la madera de pino para las reparaciones de los techos. Las paredes de ladrillo presentan un revestimiento de mortero de cal, y mortero de yeso en algunas zonas. En los suelos se ha colocado un pavimento de terracota, bajo el que discurre una instalación de calefacción por el sistema de suelo radiante. Las únicas excepciones son las salas de baile, en las que se ha empleado la tarima flotante, y el patio, en el que el suelo es de adoquín de piedra. Además, en el pavimento, se han empotrado las canaletas eléctricas, disimuladas con coberturas de madera, con lo que se consigue ocultar a la vista la instalación eléctrica en las salas, sin por ello dejar de dotar al edificio de las últimas tecnologías, con lo que se consigue que el aspecto original del edificio no se modifique y, a pesar de ello, el palacio tenga las funcionalidades de un edificio del siglo XXI.


FICHA TÉCNICA

PROMOTOR: Ayuntamiento de Pamplona. Área de Urbanismo y Vivienda. Oficina de Rehabilitación Urbana

EQUIPO TÉCNICO: Tabuenca & Leache, Arquitectos
Arquitectos directores: Fernando Tabuenca y Jesús Leache
Arquitecto colaborador: Belén Beguiristáin
Arquitectos técnicos: Arturo Pérez y José Luis Sola
Ingeniería de instalaciones: GE & Asociados
Estructura de Hormigón: OPERA
Estructuras de madera: Mikel Landa, arquitecto
Documentación histórica: Asunción Orbe
Arqueología: Gabinete TRAMA
Restauración de revestimientos: Sagarte S.L.

EMPRESA CONSTRUCTORA: U.T.E. Comsa – ACR
Superficie Construida: 6.819,06 m²
Fecha de Inicio de Obra: Marzo 2005
Fin de Obra: Septiembre 2008

© 2008 PubliSic    Benjamín de Tudela, 35 bajo 31008 Pamplona    T. 948 276 445  F. 948 273 108
Desarrollo: PubliSic
Sitio web optimizado para resolución 1024 x 768