Construir Navarra - Revista digital del sector de la construcción

Volver al inicio
¡Suscríbase! ¿Cómo anunciarse?
Revista nº 3 / noviembre - diciembre 2008 | Sumario CN3 | SectorResiduos de construcción
y demolición

Residuos de construcción y demolición

JAVIER ERICE AGUIRRE
Director-Gerente NAMAINSA
¿Estamos ante una oportunidad clara de reciclado y reutilización de residuos, o por el contrario el escaso valor de estos residuos hará que solo se gestionen correctamente aquellos RCDs que por volumen de generación hagan viable la instalación y funcionamiento de plantas de tratamiento?

Esta pregunta podría resumir de forma breve lo que se plantea como un desafío para conseguir la correcta gestión de RCDs en Navarra. Es necesario incidir en que la alta dispersión de población en núcleos rurales y por ende la escasa densidad de población hace complicado obtener buenos porcentajes de reciclado de estos residuos.

Estamos ante unos residuos vulgarmente denominados “de escombros” que forman parte de nuestra geografía y paisajes desde hace algún tiempo y, desafortunadamente se incrementan en relación directa con el aumento de obra nueva o restauración. Eso puede no suponer un problema, sino más bien una oportunidad en zonas como la comarca de Pamplona, donde la relativa escasa distancia de las obras a los centros de tratamiento, junto con una mayor control administrativo hacen que sea menos habitual ver a día de hoy puntos de vertido sin control de RCDs o escombreras ilegales. No ocurre lo mismo en zonas donde el coste del transporte de estos residuos es mucho mayor que el valor en si, por lo que lo más “sencillo” puede seguir siendo “desdesprenderse” y para nada de una forma ajustada a derecho, de estos residuos.

La Administración es consciente de ello, y por esta razón el Gobierno, ya en el Plan Nacional de Residuos de Construcción y Demolición 2001-2006, proponía la elaboración de una normativa adecuada para estos residuos, basada como toda la normativa comunitaria en materia de residuos en la responsabilidad del productor y en la jerarquía de gestión. Posteriormente se aprobó este año el Real Decreto 105/2008 de gestión de RCDs y, dado el carácter eminentemente local del residuo, así como lo opcional de una figura económica clave en esta gestión de residuos como es la fianza, es de toda lógica que el Gobierno de Navarra haga lo propio adaptando y completando la norma citada (RD 105/2008) a las peculiaridades de Navarra.

La normativa citada (RD 105/2008) responde a unas necesidades claras de regular el residuo. No ya las escombreras que como zonas de vertido han de cumplir con el RD 1481/2001 de vertederos, así como con la decisión comunitaria 2003/33 sobre criterios de admisión en vertedero (hablamos de normas con muchos años de vigencia). Se trata de, por un lado regular la responsabilidad de los agentes a muchos niveles (productor, poseedor, gestor) y por otro las instalaciones de tratamiento, así como la promoción del producto reciclado resultante. Es en este punto –en la promoción del reciclado- donde las normas trasladan la responsabilidad a la administración y donde es necesario poner las bases para “incentivar” el mercado. No olvidemos que sin demanda, no hay oferta.

En este sentido resultará clave la apuesta que las administraciones hagan tanto para el uso de materiales en obras de carácter público, como el apoyo a los proyectos de I+D+I que sustenten el reciclado de los materiales. Aunque a día de hoy no hay excusas para apoyar en mayor o menor medida la incorporación de los residuos de construcción y demolición una vez tratados como materiales alternativos.

Si bien es cierto que en Comunidades Autónomas como Navarra el árido natural tiene un precio muy competitivo que hace que las labores de reciclado tengan difícil poder competir en situaciones de igualdad, existen no obstante factores tales como el incremento del coste de vertido (cada vez más penalizado desde Europa), las obligaciones normativas y la posible inclusión de utilización de áridos reciclados en obras públicas, que puede hacer interesante, no ya desde el punto de vista ambiental que está claro, sino desde el punto de vista empresarial, el hecho de apostar por la gestión de estos residuos.

Un apoyo al respecto lo podemos ver en la Comunicación de la Comisión al Consejo, al Parlamento Europeo y al Comité Económico y Social Europeo y al Comité de las Regiones Un paso adelante en el consumo sostenible de recursos Estrategia temática sobre prevención y reciclado de residuos de diciembre de 2005. Si el reciclado de unos determinados materiales se considera importante desde el punto de vista medioambiental pero no tienen lugar en la práctica, será necesario tomar medidas que se centren en los materiales concretos, utilizando para ello el instrumento más apropiado (instrumento de carácter económico, de responsabilidad del productor, prohibición de vertido, fijación de objetivos de recogida o reciclado). Es decir, que la Administración en estos casos tiene previsto que será necesario actuar para favorecer los materiales reciclados frente a los de primera extracción, si bien en la práctica puede no ser tan sencillo.

La gestión en las distintas Comunidades Autónomas no es uniforme, existiendo diferencias a la hora de abordar la gestión de estos residuos, pero lo cierto es que en todas se persigue el mismo fin, que es el de mejorar la gestión del residuo, incrementando los porcentajes de reciclado y desterrando para siempre de nuestra visual estas escombreras.

Navarra contribuirá de manera expresa a la consecución de los objetivos medioambientales inmersos en el Real Decreto 105/2008 a través de un texto legislativo propio, al amparo de una serie de medidas y políticas que deberán quedar recogidas en el próximo Plan Integrado de Residuos de Navarra, incluyendo con mucha probabilidad algunos de los temas ya mencionados: vertederos ilegales, plantas de tratamiento, promoción de los materiales reciclados, etc.

© 2008 PubliSic    Benjamín de Tudela, 35 bajo 31008 Pamplona    T. 948 276 445  F. 948 273 108
Desarrollo: PubliSic
Sitio web optimizado para resolución 1024 x 768