Construir Navarra - Revista digital del sector de la construcción

Volver al inicio
¡Suscríbase! ¿Cómo anunciarse?
Revista nº 5 / marzo - abril 2009 | Sumario CN5 | Sector Accesibilidad: cambios en el CTE

Accesibilidad: cambios en el CTE

Los trabajos en el borrador del nuevo CTE, que modifica algunos de los aspectos del actual, recogen finalmente aspectos relacionados con la accesibilidad de los espacios e instalaciones que hasta ahora no se garantizaban o cuyos requisitos de aplicación resultaban poco claros.

Los trabajos que se están realizando sobre un nuevo borrador del Código Técnico de la Edificación mejoran de manera importante la normativa referente a la accesibilidad a espacios e instalaciones de nueva construcción, de forma que se garantice r la accesibilidad de los nuevos espacios que se diseñen y construyan. El actual CTE, que entró en vigor hace poco más de un año, no legisla los aspectos relacionados con la accesibilidad, y dejaba la inclusión de estos requisitos a una posterior aprobación por parte del Gobierno, que debería garantizar lo establecido en la Ley 51/2003, sobre Igualdad de Oportunidades, no discriminación y accesibilidad universal para las personas con discapacidad.

ACODIFNA, la Asociación Coordinadora de Disminuidos Físicos de Navarra, ha tenido acceso al documento para poder valorarlo y realizar las propuestas que consideraran oportunas y, según explica Francisco Monente, arquitecto y miembro redactor de la Ley Foral de Barreras Físicas y Sensoriales y de su Reglamento de aplicación, “con este documento se garantiza definitivamente la accesibilidad en los espacios de nueva construcción”. Parece que desde la Administración han determinado que es el momento de acometer esta reforma y circula ya un borrador que define estos requisitos.

La asociación considera que no se puede decir que sea un avance pequeño; más bien lo contrario. Sin embargo, entiende que queda un largo trabajo para conseguir que lo hecho en el pasado, sobre todo en espacios públicos, se adecue a las necesidades de todas las personas.

Para ello, se ha organizado organizan un espacio de encuentro, junto al Colegio de Ingenieros Técnicos Industriales de Navarra (CITI Navarra); el Colegio de Aparejadores y Arquitectos Técnicos; y el Ayuntamiento de Pamplona, en el que reflexionar sobre todas las cuestiones que se plantean a partir de ahora.

Permitir el cambio

Para subsanar los errores cometidos en el pasado, “ya sea por comodidad, por falta de concienciación o incluso ahorro de costes –considera Monente - se deben permitir pequeñas licencias para adecuar los espacios, como mejor se pueda, aún sabiendo que esos proyectos no se permitirían realizar en una obra nueva según la normativa existente”.

Y es que si se estudia un proyecto para reformar y permitir la accesibilidad en un edificio construido hace, por poner un ejemplo, 50 años o más según normativa de hoy, “se topará fácilmente con el hecho de no poder realizar acción alguna que garantice en todos sus términos la legislación actual. Lo cual no quiere decir que no se puedan plantear acciones que sí permitan la accesibilidad si se exprime la vena imaginativa y si la normativa es capaz de entender y aceptar que no es lo mismo actuar en un espacio nuevo, que en uno de esos años y en el entorno en el que se pueda encontrar”, afirma.

“En Navarra somos pioneros a la hora de pedir normativas más amplias, que nos permitan adecuarnos a casos únicos y a veces muy complejos”, comenta Silvia Ferreira, aparejadora del Servicio de Asesoría Técnica de Accesibilidad Física de ACODIFNA, quien añade que “eso se debe a que las grandes actuaciones y las más homogéneas ya se han llevado a cabo en nuestra comunidad, y ahora se trabaja en muchos proyectos singulares, que requieren de soluciones también singulares”.

casos las exigencias planteadas por el borrador son mayores a las fijadas por la anterior normativa, su aplicación no implica para nada aumentar los plazos de construcción o el presupuesto de la obra. “Simplemente exige tener más presentes algunos aspectos del proyecto relacionados con la accesibilidad”, afirma. Asimismo, Ferreira considera que en todo lo tocante a accesibilidad, los cambios previstos en el borrador aclaran los conceptos del Decreto Foral que rige en la actualidad estos temas, ya que “el decreto habla de distintos niveles de aplicación de forma no muy clara, lo habitualmente genera cierta confusión”.

Útil para todos

Quizá uno de los grandes errores sea relacionar directamente accesibilidad y minusvalía, cuando en realidad la accesibilidad beneficia a todos y, eso sí, permite una vida digna a ese 5% de la población con algún tipo de minusvalía. “Algo tan asumido ahora como el que no haya escalones en los portales, que permite el acceso cómodo de una silla de ruedas, pero también de un carro de la compra, de una silleta, de una maleta, o de una bici han sido logros conseguidos a través del trabajo y reivindicaciones como las de la Coordinadora de Disminuidos Físicos de Navarra.

Acostumbrados a una legislación escasa, incluso en ocasiones contradictoria respecto a la accesibilidad, parece que el CTE va a ser claro respecto a este tema. “No dejará de ser una ley de mínimos que en cualquier caso las Comunidades Autónomas podrán superar, siendo más ambiciosas”, comenta Monente.

© 2008 PubliSic    Benjamín de Tudela, 35 bajo 31008 Pamplona    T. 948 276 445  F. 948 273 108
Desarrollo: PubliSic
Sitio web optimizado para resolución 1024 x 768