Construir Navarra - Revista digital del sector de la construcción

Volver al inicio
¡Suscríbase! ¿Cómo anunciarse?
Revista nº 5 / marzo - abril 2009 | Sumario CN5 | Obra del mes Ascensor urbano en el barrio de San Juan

Ascensor urbano en el barrio de San Juan

El ascensor urbano que une las calles Monasterio de Irache y Monasterio de Fitero, en el barrio pamplonés de San Juan, realiza una media de 600 viajes diarios desde el día de su inauguración, lo que supone una media de 1.600 viajeros al día. La obra, promovida por el Ayuntamiento de Pamplona, realiza un recorrido de 10,60 metros, lo que hace que, entre todos los existentes en la capital Navarra, sea el ascensor urbano que salva una mayor diferencia de cotas.

El espacio urbano comprendido entre las calles Monasterio de Irache y Monasterio de Fitero presentaba un desnivel de 10,60 metros salvables únicamente a través de dos grupos de escaleras. El primero de ellos, situado entre los números 32 y 34 de la calle Monasterio de Irache, desembarcaba en un paseo situado en una plataforma intermedia ubicada 5,30 metros por debajo de esta calle. A una distancia aproximada de 50 metros se ubicaba un segundo grupo de escaleras desde el cual se desciende otros 5,30 metros a un boulevard desde el que se accede a los portales impares de la calle Monasterio Fitero comprendidos entre el número 1 y el 11. Finalmente y para poder llegar a la calle Monasterio Fitero existía un tercer grupo de escaleras.

Visto el problema de accesibilidad existente y estudiadas diferentes opciones, se optó por ejecutar un único ascensor que, salvando los dos primeros grupos de escaleras, comunica la calle Monasterio Irache con el boulevard anteriormente descrito, permitiendo así mismo desembarcar en el paseo existente entre ambos accesos. El tramo final se decidió resolver, debido a su menor diferencia de cotas, mediante un sistema de rampas peatonales. Dentro de las opciones posibles, son varios los motivos que hicieron que se optara por un ascensor. Según explica José Vicente Valdenebro, director del Área de Proyectos Estratégicos del Ayuntamiento de Pamplona, el criterio que más peso en esta decisión fue el de inmediatez para el usuario. Un sistema de rampas mecánicas, por ejemplo, hubieran obligado a unos desarrollos muy largos dada la gran altura a salvar y hubiera obligado a unos importantes desplazamientos peatonales. El tiempo de desplazamiento hubiera sido muy superior al tiempo de espera inferior al medio minuto que puede llegar a tener el ascensor. Por otro lado, se creyó que emplear un ascensor cilíndrico de las mismas características de sus antecesores en la ciudad permitía crear una imagen uniforme que ayudaría a su inmediata identificación por parte de los usuarios.

Por último se trató de realizar una intervención centrada en la calle para favorecer el acceso del mayor número de vecinos posible y cuyo impacto visual en el entorno urbanizado fuese mínimo, motivado por su sencillez formal.

Desarrollo del proyecto

A diferencia de otro tipo de actuaciones en la ciudad, ésta tenía un gran componente de ejecución en taller. Se puede decir que excepto la labor de cimentación y la de construcción de la sala de máquinas subterránea el resto se ha ceñido, como si de un mecano se tratase, al montaje de elementos previamente fabricados en taller. Durante los primeros meses de obra se procedió a ejecutar la excavación para pasar posteriormente a los trabajos de cimentación y de construcción de la sala de máquinas subterránea dotada de una superficie aproximada de 70 m². Una vez construida esta sala mediante una estructura de hormigón armado se procedió a su impermeabilización y pavimentación superficial.

Mientras, en el taller de la empresa encargada de la metalistería, se estaba construyendo la estructura del edículo que alberga el ascensor, de 2.87 metros de diámetro y 16,40 metros de alto. Se realizó en perfiles estructurales normalizado de acero galvanizado en caliente y se pintó posteriormente a pistola con pintura de poliuretano bicomponente. La pasarela de acceso al mismo, de 14,5 metros de longitud y anchura variable se realizó con el mismo material. Posteriormente mediante una grúa de gran tonelaje se procedió a introducir la cabina por la parte superior del edículo.

Los últimos trabajos se centraron en la colocación de los vidrios curvos del edículo y cabina del ascensor y los vidrios de las barandillas de la pasarela. Durante el mes de enero se realizaron los remates finales, el reglaje y puesta a punto del ascensor y su maquinaria, el alta en el Departamento de Industria y la contratación de los servicios de electricidad y telefonía.

Dificultades técnicas

La mayor dificultad de esta obra fue lo ajustado de los plazos y la climatología totalmente adversa con que se ha trabajado durante todo el otoño y parte del invierno. La contrata tuvo que planificar perfectamente cada uno de los tajos con el objeto de cumplir los compromisos adquiridos a la vez que ha sido obligada una perfecta coordinación con los técnicos del Área de proyectos Estratégicos que integraban la dirección facultativa de la obra y otros servicios municipales como alumbrado público o seguridad ciudadana para su correcta ejecución.

Características

El ascensor cuenta con una cabina panorámica de doble embarque con capacidad para 17 personas o su equivalente de 1250 kg. Tiene un recorrido de 10,60 metros y cuenta con tres paradas. Se trata del ascensor urbano de Pamplona que salva mayor diferencia de cotas y el único que cuenta con las tres paradas mencionadas. Para evitar actos vandálicos se le ha dotado de cámaras de seguridad. El funcionamiento del ascensor está previsto durante las 24 horas del día.

Materiales

Con el objeto de conseguir un elemento esbelto, de sencillez formal y de minimizar su impacto en el entorno, en la construcción del ascensor y de la pasarela se ha empleado materiales ligeros como es el caso del vidrio, el acero inoxidable y el aluminio. Por otro lado se ha urbanizado la superficie de tránsito con loseta de mortero de cemento, incorporándose en la zona iluminación y mobiliario urbano.

 

FICHA TÉCNICA

PROMOTOR: Ayuntamiento de Pamplona. Área de Proyectos Estratégicos.
EQUIPO TÉCNICO: Servicios Técnicos Municipales del Área de Proyectos Estratégicos.
ARQUITECTOS DIRECTORES: José Ignacio Alfonso Pezonaga y Fermín Ibarrola Labiano.
ARQUITECTOS TÉCNICOS: María Agueda Anaya Huarte y Susana López Andueza. INGENIERÍA: P y P Ingeniería. EMPRESA CONSTRUCTORA: Guillén Empresa Constructora.
INVERSIÓN: 749.799 euros.
SUBVENCIONA: 200.000 euros Departamento de Administración Local de Gobierno de Navarra.
SUPERFICIE CONSTRUIDA: 650 m² (incluida zona urbanizada)
FECHA DE INICIO: Julio 2008.
FECHA DE FINALIZACIÓN: Enero 2009

© 2008 PubliSic    Benjamín de Tudela, 35 bajo 31008 Pamplona    T. 948 276 445  F. 948 273 108
Desarrollo: PubliSic
Sitio web optimizado para resolución 1024 x 768