Construir Navarra - Revista digital del sector de la construcción

Volver al inicio
¡Suscríbase! ¿Cómo anunciarse?
Revista nº 5 / marzo - abril 2009 | Sumario CN5 | Arquitectura Incidencia de la aplicación del DB-HR del código técnico

Incidencia de la aplicación del DB-HR del código técnico

La nueva normativa de protección contra el ruido del CTE incidirá especialmente en el proyecto y construcción de los edificios

JOSÉ JOAQUÍN ARRICIBITA FLAMARIQUE
Arquitecto encargado del CAT (Centro de Asesoramiento Tecnológico)

Colegio Oficial de Arquitectos Vasco-Navarro. Delegación de Navarra

El 23 de octubre de 2007 se publicó, con más de un año de retraso respecto a otros Documentos Básicos del Código Técnico de la Edificación, el Real Decreto 1371/2007 por el que se aprobaba el Documento Básico DB-HR Protección contra el ruido. Posteriormente se publicaron también unas modificaciones y correcciones de errores en el BOE de 20 de diciembre de 2007.

Este Real Decreto citado deroga la norma básica NBE-CA 88, de obligado cumplimiento hasta esa fecha para edificaciones de nueva planta. Con la publicación del RD 1371/2007 empezó a correr un plazo de aplicación voluntaria de esta nueva normativa, durante un año. Pocos días antes de concluir el plazo citado, el Ministerio lo prorrogó otros seis meses. Por lo tanto, a partir del día 24 de abril de 2009, se aplicará el DB-HR con carácter obligatorio en las edificaciones.

Principales exigencias respecto a la normativa anterior, NBE-CA

Las principales novedades respecto a la anterior normativa acústica son:

  • Incremento de las exigencias de aislamiento a ruido aéreo (música, gritos, voces…) y a ruido de impacto (golpes, taconeos…) exigidas entre recintos.
  • Posibilidad de verificación del cumplimiento de exigencias mediante ensayos in situ. En este caso se fijan unas tolerancias de -3DB y 0,1 segundo de tiempo de reverberación.
  • Los requerimientos afectan a todos los elementos constructivos que conforman un recinto y no sólo al elemento físico de separación entre espacios, como venía sucediendo hasta ahora, ya que se contemplan todos los modos de transmisión lateral de los sonidos.
  • Se regulan las condiciones acústicas internas, cuantificando el tiempo de reverberación en determinados recintos.
  • Se introducen nuevas reglas constructivas para disminuir el ruido y vibraciones de las instalaciones.

Como cuantificación de estas novedades, se pueden señalar algunos puntos concretos:

  • En la NBE-CA, a una medianería se le exigía un aislamiento a ruido aéreo de 45 dB(A), mientras que ahora pasa a ser de 50 dB(A).
  • La misma exigencia se aplica al aislamiento a ruido aéreo de los forjados separadores entre viviendas, que ha pasado de 45 a 50 dB(A).
  • En las fachadas, el aislamiento a ruido aéreo está en función de los niveles sonoros ambientales exteriores, definidos mediante los mapas de ruidos y tipo de estancia. Donde no hay mapas de ruido establecidos, el DB-HR fija unos valores estándar de ruido exterior.
  • La exigencia de la NBE-CA en tabiquería interior era de 30 ó 35 dB(A), en función de las áreas de uso distinto o no. El DB-HR no hace distinción entre particiones interiores, exigiendo a todas > 33 dB(A).
  • Los únicos elementos en los que puede disminuir la exigencia a ruido aéreo son las cubiertas, a las que la NBE CA-88 exigía 45 dB(A), mientras que ahora depende del nivel de ruido exterior, variando la exigencia de aislamiento entre 30 y 47 dB(A), como en las fachadas.
  • El requerimiento para sala de máquinas en DB-HR es DnT;A de 55 dB(A) (respecto a recinto protegido), mientras que en la NBECA 88 era de R > 55 dB(A). El valor Dn contiene las transmisiones laterales (elementos de flanco), mientras que el parámetro R no lo hace, por lo que, a igualdad de valor, esta exigencia es ligeramente superior a la de la norma anterior en este aspecto.
  • Respecto al nivel de ruidos de impacto, se ha incrementado sustancialmente la exigencia, ya que mientras la NBE CA-88 pedía Ln < 80 dB(A) (incluyendo las cubiertas transitables), ahora se exige L’n < 65 dB, y 60 dB, para el ruido procedente de recintos de actividad ó instalaciones respectivamente.
  • Una innovación significativa que introduce el DB-HR en los requisitos a los cerramientos separadores de unidad de uso con zona común es la de tener en cuenta el aislamiento a ruido aéreo de las puertas de entrada a estos recintos (viviendas, aulas, habitaciones de hotel...), exigiendo, en función del habitáculo al que pertenecen (protegidos ó habitables), valores de 30 ó 20 dB(A).
Repercusiones en la construcción

Bajo mi punto de vista este DB-HR es el documento del Código Técnico de la Edificación que más incidencia real va a tener en el planteamiento constructivo de los edificios. Veámoslo por partes: la fase de proyecto y la ejecución en obra.

Fase de proyecto

Esta fase es fundamental. Será preciso, en primer lugar, un estudio muy pormenorizado en la elección de los sistemas constructivos que se utilicen en fachadas, cerramientos, estructuras, instalaciones, etc. y su interacción en obra, detallando todos los puntos críticos “frontera”, es decir, las uniones de los diferentes elementos: sellados de carpinterías, uniones suelo-cerramientos verticales, pasos de instalaciones dentro del recinto aislado, etc. El DB-HR exige más tiempo en la redacción de los proyectos. También hay que evaluar la necesidad de colocar suelos flotantes acústicos y/o falsos techos acústicos, lo que incrementará el peso de tales elementos y en consecuencia la carga permanente de la obra, con incidencia directa en el cálculo de estructuras y cimentaciones. Este hecho también puede llegar a incrementar la altura entre plantas, pudiendo llegar a necesitar un peldaño más en la escalera y, por tanto, más superficie en planta, más altura, más superficie de fachada y cerramientos. En consecuencia, es de esperar un mayor coste de ejecución material. También puede haber problemas con algunos planeamientos urbanísticos donde se defina la altura de plantas de un modo que no esté acorde con esta nueva realidad constructiva, y haya que modificar esos parámetros.

Ejecución en obra

Si la fase de proyecto es fundamental, la construcción exacta de lo proyectado se convierte en crítica, por lo que será necesaria una buena y vigilada ejecución de las obras al ser un factor determinante para el cumplimiento de las exigencias. La mano de obra deberá estar más preparada y especializada, así como los capataces, jefes de obra, encargados y aparejadores o arquitectos técnicos. Estos últimos, como directores de ejecución de la obra, tendrán que verificar la recepción en la misma de los materiales y ordenar que se hagan los pertinentes ensayos de los que carezcan de ellos. En la función de dirigir la ejecución, cuidarán que se siga fielmente el Proyecto, con las soluciones y encuentros acústicos definidos en él.

La posibilidad de realizar ensayos “in situ” aumenta el control de obra. Cualquier mínimo puente acústico, y hablo de unos pocos centímetros, puede acabar con todo el buen aislamiento acústico proyectado, por lo que la obra debe ser comprobada y/o corregida continuamente.

Será labor del arquitecto comprobar que todo lo anterior se lleve a cabo, dentro de las competencias profesionales de cada interviniente en la obra, con una dedicación de tiempo extra en la dirección facultativa de obra.

Asimismo, las modificaciones del proyecto durante la ejecución de obra deberán ser estudiadas con mucha atención, puesto que pueden afectar a los parámetros de aislamiento acústico exigidos.

© 2008 PubliSic    Benjamín de Tudela, 35 bajo 31008 Pamplona    T. 948 276 445  F. 948 273 108
Desarrollo: PubliSic
Sitio web optimizado para resolución 1024 x 768