Construir Navarra - Revista digital del sector de la construcción

Volver al inicio
¡Suscríbase! ¿Cómo anunciarse?
Revista nº 6 /junio - agosto 2009 | Sumario CN6 | Arquitectura Construcción
bioclimática
y casa pasiva

Construcción bioclimática y casa pasiva

La entrada en vigor en 2006 del Código Técnico de Edificación (CTE) supuso la obligatoriedad de incorporar principios de sostenibilidad al diseño de los edificios. Está previsto que la Ley de Eficiencia Energética, actualmente en fase de preparación, introduzca nuevos requisitos encaminados a reducir aún más el consumo energético en la construcción, de forma que en 2020 las “emisones cero” en los edificios sean una realidad.

La casa pasiva, o passivehaus, no llega a eliminar por completo las emisiones, pero ha despertado el interés del Parlamento Europeo como un modelo de edificación cercano a ese objetivo. Se denomina “pasivo” al diseño de la edificación que, empleando diferentes estrategias constructivas, tales como la orientación, la selección de los materiales, el diseño de la envolvente, etc., reduce drásticamente necesidades energéticas del edificio. El objetivo del ‘diseño pasivo’ consiste en maximizar las ganancias de calor y minimizar las pérdidas de energía del edificio. Se trata de edificiosque mantienen condiciones interiores de confort sin necesidad de sistemas convencionales de calefacción.

Las estrategias del diseño para la calefacción y la refrigeración pasivas se basan en las fuentes de calor ambiente (el sol) y en los sumideros de calor (por ejemplo, la temperatura nocturna). Los edificios que podrían englobarse dentro de esta definición varían en función del rigor con que se aplique el término.

Según explica Ana Sánchez-Ostiz, profesora de la Escuela Técnica Superior de Arquitectura de la Universidad de Navarra, el concepto de bioclimatismo asociado a la idea de casa pasiva no es un concepto nuevo, sin “de sentido común”. Según explica la arquitecta, además de algo “propio de la construcción tradicional, que ha vuelto a cobrar interés en un momento en el que tenemos deficiencias en cuanto energías. Se esta tratando de disminuir el consumo energético y hemos vuelto a los planteamientos iniciales”, resume.

En riguroso pasivo

En un sentido riguroso, el “diseño pasivo”no incluye sistemas mecánicos de climatización. Sin embargo, no es habitual eliminarlos por completo ya que esto comprometería el resultado final del edifcio. El Passivehaus Institute alemán, institución independiente dedicada a la investigación y el desarrollo de sistemas de uso eficiente de la energía, fundada en 1996, define una serie de requerimientos que caracterizan al edificio merecedor de ser considerado una casa pasiva: un límite de uso energético en climatización (tanto calefacción como refrigeración); un adecuado confort térmico; y el uso de sistemas pasivos, economicamente rentables, que permitan cumplir con los requisitos anteriores.

Estos elementos se deben tener presentes en el proceso de diseño y a lo largo de la ejecución de la obra. En cuanto al diseño, mediante el estudio detenido de la situación del solar en el que se levantará el edificio, el diseño de éste, la distribución de los espacios, los sistemas de ventilación, las canalizaciones de agua y electricidad. Durante la construcción propiamente dicha, mediante la supervisión del proceso en general, prestando particular atención a la ventilación y las conducciones. El último paso es la certificación, emitida por el propio Passivehaus Institute.

En opinión de Borja Barredo y Edurne Ramírez, del estudio de arquitectura pamplonés Arqthema, la idea de casa pasiva sintetiza múltiples factores que intervienen en el hecho arquitectónico. “Partiendo de mínimos se persigue la máxima eficiencia de ciertos aspectos intervinientes en la arquitectura. Esta idea -prosigue Barredo- se entiende desde una reflexión global e integradora sobre nosotros mismos como seres humanos y de cómo convivimos en un medio en el que no nos encontramos solos. Se trata, por tanto, de un tema que se entremezcla y complementa con otros como son el bioclimatismo, la huella ecológica, la reciclabilidad o la sostenibilidad”.

Asimismo, ambos expertos entienden que “la casa pasiva lo es en tanto que es capaz de adaptarse a las necesidades de sus usuarios y del medio con el mínimo esfuerzo energético. Por tanto requiere de versatilidad para ofrecer espacios no monofuncionales ni fragmentados, y ser un medio favorable para todos sus habitantes, atendiendo a las necesidades de las diferentes generaciones que la habitan, a las necesidades de privacidad, relación, trabajo, aseo, descanso, ocio, crecimiento, etc. Es por tanto el concepto de “casa pasiva” un hecho con el que seguramente siempre hemos convivido, y en la actualidad releemos para mejora de nuestra sostenibilidad”.

Sobrecoste de la vivienda pasiva

El informe “el estándar Passivhaus en climas europeos templados”, financiado por el proyecto de la UE Passive-on, y desarrollado gracias a la colaboración de diferentes instituciones investigadoras europeas, el sobrecoste de la vivienda pasiva en España, atendiendo a la características climáticas, está alrededor de 25 € por metro cuadrado, lo que significa un un 5% de incremento respecto al coste de construcción estándar. Sin embargo, este aumento puede suponer un ahorro total de energía estimado de entre un 25% y un 65%. Asimismo, el informe calcula que el ahorro energético que reporta una vivienda de estas características permite al comprador recuperar el sobrecoste en un plazo de 10 años.

Origenes del término

El concepto de casa pasiva o casa solar pasiva proviene de la publicación de de Edward Mazria “El libro de la energía solar pasiva”, editado en 1979 en EEUU. El término “pasivo” caracteriza la capacidad de funcionar sin aportaciones de energía exterior, mediante el suso de técnicas constructivas sencillas. En un momento como el actual, en el que el sector de la construcción encamina sus pasos hacia la eficiencia energética, parece razonable recuperar este concepto formulado en el pasado reciente para que sirva como punto de partida hacia un futuro, también cercano, de “emisones cero”.

© 2008 PubliSic    Benjamín de Tudela, 35 bajo 31008 Pamplona    T. 948 276 445  F. 948 273 108
Desarrollo: PubliSic
Sitio web optimizado para resolución 1024 x 768