Construir Navarra - Revista digital del sector de la construcción

Volver al inicio
¡Suscríbase! ¿Cómo anunciarse?
Revista nº 6 /junio - agosto 2009 | Sumario CN6 | Formación El proceso de Bolonia y sus efectos en la construcción

El proceso de Bolonia y efectos en la construcción

El llamado Proceso de Bolonia va a suponer una reforma importante del sistema español de enseñanza superior. A partir del próximo curso, las universidades navarras ofertarán nuevas titulaciones, de grado y de máster, que sustituirán a las actuales licenciaturas en ingeniería, arquitectura y arquitectura técnica.

En el anterior número de Construir Navarra hacíamos referencia a la desaparición de la actual titulación de Arquitectura Técnica (aparejador) que, con unos contenidos similares, pasará a llamarse Ingeniería de Edificación, y será una titulación de las denominadas de grado.

Este cambio forma parte de lo que ha dado en llamarse Proceso de Bolonia, que supone una transformación de las enseñanzas universitarias de toda la Unión Europea, para crear el denominado “Espacio Europeo de Educación Superior”. Con ello se busca homogeneizar la enseñanza universitaria en todos los países de la unión, de forma que un título obtenido, por ejemplo, en Alemania, sea equiparable al mismo título obtenido en España; y por tanto habilite para el ejercicio de una determinada profesión en todo el territorio europeo, sin necesidad de poner en marcha un proceso de homologación, a menudo largo, que dificulta la incorporación al mercado laboral en un país distinto al de origen.

Ingenierías

A raíz del proceso de Bolonia surgen dos tipos de titulaciones dentro de la educación universitaria: las de grado y las de máster. Cada una de estas titulaciones, cuyas diferencias son equivalentes a las que existen actualmente entre las actuales titulaciones de ingeniero técnico e ingeniero superior, obligan al alumno a superar un determinado número de créditos FTS o créditos europeos.

Cada uno de estos créditos, y esta es una de las principales novedades, equivale a un total de 25 horas de trabajo del alumno. Y por horas de trabajo se entienden tanto las horas lectivas como las empleadas en el estudio personal, el trabajo en grupo, las tutorías e incluso la realización de exámenes, es decir, todas las actividades que el estudiante realiza para superar una determinada asignatura.

Según explica Jesús María Pintor, Vicerrector de Enseñanzas de la Universidad Pública de Navarra (UPNA), una titulación de grado requiere superar un total de 240 créditos, divididos en ocho semestres de 30 créditos, que se realizan a lo largo de un periodo de cuatro años. La persona que tenga un titulo de grado, explica Pintor, tendrá las mismas atribuciones profesionales que un ingeniero técnico.

Los títulos de máster requieren la obtención de un título de grado, al que posteriormente se le añade un curso de especialización, con una duración mínima de 60 créditos (todavía no se ha definido su duración exacta), lo que le permitiría obtener un título equivalente a la actual Ingeniería Industrial o superior.

Estas nuevas titulaciones no afectan para nada a los profesionales ya titulados. “Cualquiera que ahora tenga una de estas profesiones, tiene unas atribuciones profesionales que se van a seguir manteniendo. El único cambio que van a percibir -explica el Vicerrector de enseñanzas de la UPNA- es que dentro de 4 años ya no aparecerán nuevos titulados, sino graduados y másteres de las nuevas titulaciones, que tendrán las mismas atribuciones de los titulados actuales”.

Arquitectura

Según explica Mariano González Presencio, subdirector de la Escuela Técnica Superior de Arquitectura (ETSA) de la Universidad de Navarra, Bolonia va a suponer pocos cambios en la actual carrera de arquitectura.

“La adaptación se ha hecho en base a unos criterios predeterminados por el Ministerio a la luz de los acuerdos de Bolonia, cuyo resultado es una titulación de cinco años más proyecto de fin de carrera. Arquitectura tenía, hasta la fecha una directiva especial de la UE que establecía que su duración fuera de 5 años más proyecto de fin de carrera, con lo cual la duración es la misma”.

Asimismo, la carga lectiva va a ser similar. “Lo que cambia es la mecánica formativa, ya que Bolonia trae aparejado un aparato pedagógico y docente que pretende sustituir las clases presenciales y dar protagonismo al alumno y a su papel en el proceso de aprendizaje. Pierde importancia la carga teórica y la cobra la resolución de casos, la intervención del alumno en clase, etc. Muchas asignaturas en arquitectura ya tenían un alto contenido práctico, así que no es ahí tampoco especialmente significativa la variación”, aclara González Presencio.

Desde el punto de vista legal, las competencias de los arquitectos se mantienen sin ningún cambio. “Arquitectura sigue siendo una carrera generalista con competencias generales; y los masters que se puedan hacer no tendrán efecto en las atribuciones laborales del titulado. Lógicamente contribuirán a definir una especialización natural en el desarrollo de la profesión”, explica el subdirector de la ETSA.

© 2008 PubliSic    Benjamín de Tudela, 35 bajo 31008 Pamplona    T. 948 276 445  F. 948 273 108
Desarrollo: PubliSic
Sitio web optimizado para resolución 1024 x 768